Penélope y la espera…

15 Jun

” Dicen en el pueblo que el caminante volvió; la encontró en su banco de
pino verde. La llamó:

Penélope, mi amante fiel, mi paz,deja ya de tejer sueños en tu
mente…Mírame, soy tu amor, regresé….

Le sonrió con los ojos llenitos de ayer; no era así su cara ni su
piel:

Tú no eres quien yo espero.

Y se quedó, con el bolso de piel marrón y sus zapatitos de tacón sentada en
la estación…” – J. M. Serrat

(gracias al blog de andru x la inspiración)…

Cuenta el mundo cuando cuenta que hace muchos pero muchos años vivía en la isla de Ítaca una mujer muy desdichada. Se llamaba Penélope y su desdicha consistía en la espera. Ella era la esposa de Odiseo, valiente guerrero que salió un día de Ítaca para conquistar nadie sabe qué cosas que sólo les dan a los hombres de repente… con la promesa de volver. Así que Penélope, enamorada como estaba, se quedó esperando y esperando a que su Odiseo regresara. Esperó veinte años, durante los cuáles se dedicó a tejer un sudario que deshacía por la noche, pues prometió a sus muchos pretendientes casarse cuando el sudario quedara terminado. Se dice que el día que lo terminó fue precisamente el día en que Odiseo regresó para matar a los pretendientes y quedarse con ella para siempre.

Siglos después, Penélope y Odiseo regresaron a la Tierra. Ella estaba enamorada de él. Él estaba enamorado de la vida. Cuenta la canción cuando la cantan que Odiseo se subió a un tren, y al despedirse de ella, le prometió volver antes ” que de los sauces caigan las hojas”. Penélope esperó y esperó y esperó, sentada en la estación del tren… hasta que un día su Odiseo volvió. Pero el tiempo había hecho eso que tan bien sabe hacer, y Penélope no pudo ver en el viajero al amor al que por tanto tiempo esperó. Bien dicen que quien se va no es quien regresa. Así que Penélope se quedó esperando, paciente, tejiendo sueños en su mente

La otra historia de Penélope me la encontré en un blog. Ella acababa de dar a luz a su pequeño hijo y su Odiseo tenía, como siempre, que partir. Ella estaba desesperada del encierro del embarazo y tampoco entendía muy bien cómo es que para Odiseo era más importante el trabajo. Su único contacto con el mundo era a través del msn, donde conversaba todo el tiempo con Ícaro. Un día Ícaro la invitó a tomar un café, pero ella lo rechazó porque “no es conveniente“. Ícaro estaba enamorado de ella. Y ella lo sabía. Y ella estaba sola. En el cuento, rechaza el café y termina todo ahí, final abierto para que en nuestras cabezas acabe la historia a nuestro agrado. Para mí, la historia termina así: Penélope ama a Odiseo, pero no puede esperar, por lo que acepta el café con Ícaro y las cosas se van dando, hasta que Penélope deja de tejer falsas esperanzas y se va a volar por los cielos con Ícaro, quien cuida de ella y del pequeño hijo de Odiseo como si fuera propio, y le enseña a Penélope que siempre se puede volver a comenzar.

La primera Penélope se aferró a la esperanza y creyó en el amor. Odiseo regresa para no irse jamás (aunque cuenta la leyenda que en el camino se casó con una reina que disque “lo embrujó”, pero si Penélope hubiera sabido yo creo que lo manda de regreso al mar…).

La segunda Penélope también se aferró, pero esta vez a la ilusión. Dejó su vida pasar y cuando su amor volvió (impuntual, además, y sabrá Dios éste con qué historias regresó porque la canción no nos las quiso contar), era demasiado tarde. Se quedó esperando a quien se fue, no a quien regresó. El que regresó no era a quien amaba, sino a quien se fue.

La tercera Penélope no esperó. Continuó con su vida y aprendió a sanar sus heridas. Voló a otros horizontes. La historia tampoco nos dice qué pasó con Odiseo (y eso es enteramente culpa mía), porque quien la cuenta no lo sabe a ciencia cierta (quizá en unos años, cuando otra casualidad me ponga de frente con Odiseo, les pueda platicar qué fue de su vida). Pero lo que sí puedo asegurar es que nunca olvidó a Penélope, y pasó noches desveladas extrañando su risa y su mirada.

En días como hoy, que saben más a melancolía que a cualquier otra cosa, me da por preguntarme cuál de los tres escenarios anteriores es el que me espera a mí.

penélope y la espera...

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: