"Híjole joven, señorita, me van a tener que acompañar…" I

17 Feb

Un viernes. Son como las dos de la mañana. Estamos mi novio y yo en la avenida afuera de mi privada, con el coche estacionado a un lado de la entrada. Nos estamos despidiendo; me vino a traer después de ir a cenar tacos al pastor, pues tuvo un examen muy pesado del que salió a las nueve de la noche y yo tuve dos días infernales de exámenes y “Expofúnebre”. En fin, me quito el cinturón de seguridad y nos empezamos a besar, cuando se oye un “toc-toc” en la ventana del carro. Una linterna y una voz con sonsonete: “salga joven”.

Así es. La “ley”. Un polecía le pide a mi novio que se baje del carro y le muestre su identificación. Otro uniformado se da la vuelta y toca en la ventana del copiloto, donde estaba yo sentada.

POLI 2: ¿Se encuentra bien señorita?
YO: Sí, es mi novio y me acaba de traer a mi casa, vivo ahí. ¿Cuál es el problema, oficial?
POLI 2: ¿Segura que está bien señorita? A ver, su identificación.
YO: (dándole mi IFE) Sí poli, estoy bien; (mustiamente) ¿pero cuál es el problema? (Se escucha la discusión de mi novio con el POLI 1)
POLI 2: No, pos, usté sabe… esque no debería manejar con aliento alcohólico el joven (TOING!!!)
YO: ¿Ebriedad? ¡Pero si venimos de cenar tacos! Se tomó un agua de guanábana y yo una de hórchata… venimos de la escuela porque tuvimos un día muy pesado…
(se oye más discusión)
¿Poli, hay necesidad de que se pongan así con él?

Se sube mi novio, me dice que si traigo dinero, pero no traigo un peso. Me da su monedero (el cuál parece de vieja) y me dice que saque cien pesos. Se baja, le da la lana al poli y nos dejan en paz.

Resulta que mientras el POLI 2 me decía a mí que la bronca era por el “aliento alcohólico” de mi novio, el POLI 1 nos acusaba de… sí, adivinaron, faltas a la moral. Mi novio le explicó la situación, que venía a traerme y que con sus acusaciones (sobra decir falsas) me ofendía. Y también por estar estacionados “a media avenida” (¿qué eso no le compete a la policía de tránsito?). Le dijo que me dejara quedarme, pero el POLI 1 se refirió a mí como “la evidencia” y que teníamos que ir al municipio, a menos que se nos “ocurriera” otra forma de arreglarlo. Mi novio le dijo que, como tuvimos que pagar la cena, no traíamos mucho dinero, pero que vería si yo traía más. Fue cuando se subió y me dio su monedero.

Sobra decir el coraje y la impotencia que sentí en el momento. Debímos haber ido al municipio y no permitir que estos pseudo-policías nos robaran de semejante manera. Pero he de confesar que era la primera vez que me detenía la patrulla (bueno, una vez nos detuvo por pasarnos el alto, pero yo iba con Boris y compañía y no pasó nada). Tuve miedo de pasar la noche en la cárcel (hahaha, ya sé, qué tonta). Y de que mi mamá les creyera a los polecías. Después, lo tomamos con humor… todavía si de verdad hubiera habido motivo y hubiera valido la pena…

¿Y este tipo de gente es la que nos detuvo por “faltas a la moral”?
Anuncios

2 comentarios to “"Híjole joven, señorita, me van a tener que acompañar…" I”

  1. Néstor Morris febrero 19, 2008 a 4:33 pm #

    Lamentablemente…esta noticia se podría publicar en periódicos de muchos países del mundo y a nadie le llamaría la atención.
    La corrupción policíaca debería estar gravemente castigada.
    En fin…

    Un gusto conocer tu espacio.

  2. JoCeLyNe febrero 21, 2008 a 9:32 pm #

    gracias nestor.
    un gusto saber que alguien lee mi espacio 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: